jueves, 12 de abril de 2012

Sobre La Causa Feced y su Residual

Por Agustin Veiga 

Con la sentencia dictaminada por el TOF N° 2 de la ciudad de Rosario se pone fin al segundo juicio oral y público por crímenes de lesa humanidad más voluminoso en la Argentina. Desde el 11 de julio de 2010, centenares de personas desfilaron por los pasillos del Tribunal Federal ubicado en Bv. Oroño, entre ellos sobrevivientes y familiares de víctimas, prestando declaración  ante el tribunal integrado por Otmar Paulucci, Beatriz Cavallero y Jorge Venegas Echagüe y conmoviendo con relatos tan presentes como desgarradores acerca de las atrocidades sufridas por los detenidos, desvelando los métodos más inhumanos con los que se los trataba


 

.
Fue conocida en un principio por  “LA CAUSA FECED”, caratulada de esta manera haciendo referencia al ex comandante de Gendarmería ya fallecido Agustín Feced, quien fuera interventor durante los años 1976 y 1979 del  Servicio de Informaciones (S.I.), principal centro de detención clandestina de la provincia.  Dentro del mismo, actuaban activa y/o pasivamente, impunemente y a cara descubierta de los detenidos los imputados y sentenciados José Rubén Lo Fiego, Mario Alfredo Marcote, José Antonio Scortecchini, Ramón Rito Vergara  y Ricardo Miguel Chomicky, haciendo tributo a las enseñanzas de la “escuela” francesa de tortura aplicada en Argelia, importada por el mismo Feced.

La causa 47.913 fue iniciada en 1984, gracias a la denuncia de Elba Ferraro de Bettanin y su nuera, María Inés de Bettanin, como consecuencia del sangriento operativo perpetrado el 2 de enero de 1977, contra la vivienda del ex diputado nacional peronista, y hoy en día desaparecido junto a su esposa, Guillermo Bettanin, y que acabo con la vida de su hermano Leonardo  y su hermana Cristina. Debido a los vaivenes de la justicia sufrió diferentes cambios a lo largo de estos 28 años, entre ellos las leyes de obediencia debida y punto final y su posterior derogación en el año 2003, robo de expedientes en tribunales, imputados fallecidos  y/o prófugos y pistas falsas. Una vez elevado a juicio oral se le practicó el cambio de carátula al encontrar como máximo responsable de la represión de la zona a Diaz Bessone.

Cabe destacar que de ésta primera parte de juicio oral, se  juzgaron parte de los ilícitos que se investigaron en la etapa de la instrucción (violación, homicidio, torturas) quedando aún pendientes hechos delictivos que tuvieron por victimas a otras personas y por responsables a los mismos imputados y a otros, tales como Jorge Rafael Videla y el ahora sacerdote, ex capellán de la Policia de Rosario durante la dictadura militar, Eugenio Zitelli entre otros los cuales serán investigado más adelante bajo la caratula “Feced Residual”
Previsto esto, la indagatoria al capellán Zitelli acerca de su rol en el S.I. provocara un hecho histórico en la justicia. "Es un paso trascendental porque en la región no había ningún miembro de la jerarquía eclesiástica detenido por casos de terrorismo de estado", señaló el fiscal federal Gonzalo Stara quien había pedido la detención del sacerdote, por el caso de Eduardo Bracaccini entre otros, en el que se llegó a comprobar la complicidad del ex capellán con los centros de detención clandestina de la ciudad.